Carta a un padre ausente

Mi corazón está contigo aunque no se encuentre cercana tu presencia, ya que debo admitir que no me siento conforme con lo poco que te estoy viendo image037últimamente. Sin embargo, esto no significa que no hayamos pasado tiempos de lo más sagrados juntos o que en mi vida me falte un padre presente porque siempre has estado en las buenas y en las malas y eso es algo de lo que realmente te agradezco. Me encantaría que ahora te dedicaras a estar presente en todas las oportunidades, pero sé que te encuentras ocupado y puedo entender eso, tampoco es tu culpa siendo que yo me podría acercar a ti y es que el trabajo hace esto complicado.

Aunque no estemos juntos, mi mente está contigo y siempre te pienso, en cada paso que doy estas presente, pero no solamente en imágenes, sino que estás presente en indicaciones, en enseñanzas que me has dejado a lo largo de mi vida. Todo aquello que has compartido conmigo para que me convierta en una persona adulta, ahora es cuando llega la hora de aplicarlo, aunque debo reconocer que a veces me falta de tu guía y que me encantaría que pudieras estar presente para poder pedirte un consejo, claro que por teléfono no puedo contarte una historia o un conflicto entero de principio a fin para poder encontrar en ti una respuesta, pero son tus palabras las que vienen a mi mente para solucionar todo.

AUSEGracias a ti papa es que puedo hoy ser una persona honesta que disfruta de su vida y su trabajo, que no es carente de afecto y un montón de cosas que tengo la suerte de disfrutar gracias a tu presencia durante la niñez, durante la vida de adolescente y la adultez hasta que nos distanciamos. Te amo aunque estemos lejos y nunca dejé de hacerlo.