Las niñas no se parecen más a la madre que al padre

Hay un mito popular o leyenda urbana más bien, que indica cómo las niñas son más parecidas a la madre y los niños al padre. No solamente que no cuenta con fundamentos científicos ni pruebas que image011comprueben la teoría, sino que además cambia dependiendo de la persona que lo diga. Lo cierto aquí es que se realizó un estudio profesional para poder dar una respuesta a este tema tan polémico y los resultados dicen que un hijo que nace de un matrimonio cuenta con el 50% de la madre y el 50% del padre. Luego de esto las variaciones y los rasgos pueden ser miles, pero siempre dentro del parámetro determinado, por eso es que no se parecen los hijos más a uno que al otro, aunque tal vez las partes que tenga de uno sean más notorias.

Algo que muchas personas ignoran y que traería hasta problemas en una relación estable es que el nacimiento de un bebé no tiene por qué estar ligado a un parecido específico. De hecho se ha comprobado que puedo no parecerse a ninguna de las dos partes y es una probabilidad como lo es que se parezca un 50% a ambos. La genética es bien complicada y estos estudios papacientíficos son los que nos acercan un poco más a resultados que de pronto uno no podría tener por ciertos, ya que visualmente no se puede determinar qué porcentaje tiene un niño de su padre o cual de la madre, simplemente se dice lo que se piensa y muchas veces la balanza dirá que se parece a la parte que tenga los rasgos más predeterminantes como una gran nariz, ojos muy claros o un mentón pronunciado. Ahora tienen un dato científico para poder contar la próxima vez que les digan el parecido que tiene un niño con sus padres.