Padres primerizos

Cuando una pareja o por lo menos una de las partes ya tuvieron hijos con anterioridad, luego se sienten más tranquilos con la llegada de un nuevo integrante a la familia. Sin embargo, cuando ambos son padres primerizos los miedos están por todas partes porque se están enfrentando a una experiencia totalmente nueva y que cada uno la vive de una manera diferente. padrepri1Es importante asistir a grupos, foros o clases de preparación para el nuevo bebé, de modo que tengan alguna guía de qué es lo que se debe hacer en determinadas situaciones.

La relación amorosa que tenían con su mujer, ahora se verá en segundo plano por la llegada del nuevo integrante y esto significa que el bebé necesita de muchos cuidados al comienzo sobre todo. Para empezar, la madre deberá levantarse cada 3 horas aproximadamente para poder amamantarlo y el padre puede ayudar desde su posición despertándose las veces que el niño necesita un cambio de pañal o que se ha despertado y hay que volver a hacerlo dormir. Es importante que el padre primerizo le hable al bebé desde que está en la panza, ya que de esta manera podrá reconocerlo al nacer y calmarse al escuchar su voz como lo hacía antes.

padrepri2Un buen consejo es escuchar una canción relajante con frecuencia que luego de nacer la puedan poner nuevamente, ya que el bebé al reconocer la melodía podrá calmarse o dormirse sin problema. Como padre se debe contener a la mujer que acaba de atravesar un momento bastante difícil en su vida y que ahora necesitará de mucho cariño por su parte para poder cuidar de su bebé. Un primer hijo es un nuevo mundo por explorar y con él vivirás todas las situaciones por primera vez, por eso te tienes que preparar para lo que sea.

Siendo un padre primerizo es muy fácil cometer el error de hacer dormir al bebé en la cama matrimonial, cosa que no se debe hacer porque es peligroso para la criatura y por una cuestión de espacio que debe estar definida desde el comienzo. Por otro lado, también sucede que agarra desesperación cuando el bebé llora y no se sabe la causa. Con el tiempo entenderán que las razones por las que un niño llora son el cambio de pañal, dolor de barriga y en la mayoría de los casos hambre. Irás descartando todas las posibilidades hasta que el bebé se tranquilice y podrás tenerlo en brazos para que vuelva a dormir, ya que al principio es común que duerman todo el día.